La extracción dental es un procedimiento que consiste en sacar el diente enfermo que no puede ser tratado a través de otros métodos conservativos, para evitar posibles infecciones graves.

La extracción del diente puede ser simple quirúrgica. El procedimiento más común utilizado para la extracción de los dientes es la extracción simple. Si para extraer el diente es necesaria una fuerza excesiva para obtener la extracción del diente, o si falta una parte sustancial de la corona del diente y el acceso a la raíz se vuelve difícil, entonces se recomienda la extracción quirúrgica del diente.

Razones para extraer los dientes

Hay numerosas razones por las cuales se recomiendan las extracciones dentales. 

A continuación puede encontrar algunos de ellos enumerados:

  1. Dientes rotos, partidos, fracturado, afectados por la caries dental que no pueden ser reconstruidos;
  2. En los casos de periodontitis avanzada, quistes, sinusitis complicada;
  3. Los dientes están mal posicionados o incorrectamente orientados   y no se puede recuperar con técnicas de ortodoncia;
  4. Los dientes impactados;
  5. La extracción de dientes en el propósito de ortodoncia.
  6. Lesión de dientes por trauma.

Cuando el diente está enfermo, tiene una caries profunda o está  dañado y ya no puede curarse se utiliza   la extracción dental.

La extracción del diente previene la extensión de la infección a otros dientes y al todo el cuerpo, previene la pérdida ósea, desarrollo y empeoramiento de la enfermedad periodontal.
Los dientes incluidos, frecuentemente, están creando una serie de problemas en el desarrollo adecuado y armónico de los dientes. La extracción del diente incluido puede prevenir la infección, la destrucción del hueso y los dientes adyacentes.

La extracción de los dientes es útil también en el propósito de ortodoncia, debido a la posibilidad de dejar más espacio en el arco para la posición de los dientes con graves consecuencias en el proceso de desarrollo de la oclusión, la masticación y la deglución.

Los métodos quirúrgicos para retrasar la extracción dental

En los casos en que las características anatómicas u otros procesos patológicos permiten, los dentistas pueden utilizar los siguientes métodos quirúrgicos auxiliares para prolongar la vida del diente natural y retrasar la extracción dental:

  • Cirugía periapical – es un procedimiento quirúrgico endodóntico a través del cual se extirpa el tejido infectado de la región periapical (alrededor de la punta de la raíz del diente);
  • Apicectomía – supone la extirpación quirúrgica del ápice (parte terminal de la raíz de un diente) y el tejido óseo infectado;
  • Amputación radicular- consiste en la eliminación de uno o más raíces de un diente que tiene más de una raíz dejando sólo la parte de la corona que corresponde a la misma raíz.